SB

La Reserva Aquicuana


Esta reserva natural protegida se encuentra a unos 20 kilómetros de la ciudad de Riberalta en el departamento del Beni en el norte de Bolivia y en la Amazonia. En la reserva, podemos encontrar el lago San José, un centro de retiro medicinal, Pistahua, y dos comunidades, San José y Warnes. Su nombre, Aquicuana, proviene del nombre ancestral del lago.

El deseo de preservar esta naturaleza amazónica aún intacta comenzó en 1995 cuando el municipio de Riberalta estableció una primera ley para proteger el lago San José. Luego, en 2004, el municipio extendió los límites de la reserva a 1600 hectáreas.

Una reserva natural preservada

Hoy, gracias a la colaboración entre las comunidades locales, el municipio de Riberalta y las asociaciones Bolivia Sostenible y la Fundación Amazonia, la reserva debería expandirse para llegar a más de 20 000 hectáreas. El objetivo principal es proteger la reserva de la expansión agrícola y la ganadería intensiva, la deforestación, la minería y la extracción de sus recursos naturales, y también permitir que ambas comunidades vivan con dignidad en estos lugares. La nueva ley debería implementarse oficialmente hasta el fin del 2018, pero las comunidades y las dos asociaciones ya están luchando por salvaguardar este patrimonio natural que es la reserva.

De hecho, a partir de ahora para acceder a la reserva es necesario pagar un aporte de 2 Bs al peaje de la comunidad Warnes. Ese pequeño aporte permite a la comunidad controlar un mínimo quién entra en la reserva, así como prohibir la pesca y la caza. Cuando la ley se establezca oficialmente, el refuerzo de las autoridades permitirá una mejor gestión de los lugares.

El ritmo de las estaciones en el Amazonas

Mientras tanto, la naturaleza dicta su ley aquí. Ambas comunidades viven en la estación seca y la estación húmeda y cualquier actividad debe adaptarse a ella. Ya sea agricultura o turismo, el ritmo cambia según la temporada. Durante la estación seca, es posible deambular por la selva para explorar la naturaleza floreciente de la reserva. Es una actividad un poco más difícil durante la estación húmeda cuando partes de la reserva son inaccesibles.

Esta reserva asegura la protección de la naturaleza, pero también permite su observación. Es posible gracias a los años de trabajo de asociaciones y comunidades observar una multitud de especímenes de la Amazonía en un entorno natural y protegido. Es un lugar ideal para la observación de la fauna (peces, aves, mamíferos e insectos) y la flora.

El trabajo de Sustainable Bolivia en la reserva

Con los 11 años de experiencia en Bolivia, Bolivia Sostenible ahora trabaja directamente con las comunidades locales en la reserva. Los proyectos de la asociación son para establecer proyectos de remediación ambiental y permacultura. Esto incluye la construcción de letrinas, la cloración de pozos, talleres de educación para la salud y el ambiente y proyectos de agroecología. Además, la asociación quiere construir en el nivel de peaje un lugar para cocinar y servir comidas y un punto de información para los turistas que deseen visitar la reserva.

Se puede hacer voluntariado en la reserva en los temas de medio ambiente, educación y salud. Contáctenos para más información!